ETIQUETAS ECOLÓGICAS

ETIQUETAS ECOLÓGICAS

ETIQUETAS ECOLÓGICAS

“LA IMPORTANCIA DE UN EMPAQUE RESPONSABLE”

Las etiquetas ecológicas o ecoetiquetas son símbolos que se otorgan a aquellos productos que tienen un menor impacto sobre el ambiente debido a que cumplen una serie de criterios ecológicos. Su principal característica es la impresión de un sello sobre el producto, que permite al consumidor diferenciarlo de otros similares en el mercado. Son distintivos que nos ayudan a identificar aquellos producto, materiales o incluso servicios que han sido elaborados con prácticas que contribuyen al cuidado y la conservación del medioambiente.

Tipos de Ecoetiquetas

La utilización de etiquetas en lo empaques de los productos es una práctica que se ha hecho frecuente. Por tal causa, la Organización Internacional de Normalización (ISO) ha organizado distintas etiquetas existentes en tres grupos diferentes, en función del contenido y características del producto:

1. Ecoetiquetas oficiales. Estas etiquetas comparan entre sí distintos productos dentro de la misma categoría. Regulado por la norma ISO 14024, este tipo de etiquetas buscan informar al consumidor, en forma sencilla, sobre las ventajas ambientales del bien. Suele otorgarse durante un lapso determinado; la empresa es revisada periódicamente para comprobar que continúa mereciendo portar el logo. La entidad certificadora es un organismo independiente y, por lo tanto, imparcial. Etiquetas de este tipo son los sellos de Forest Stewardship Council y de Rainforest Alliance para el manejo responsable de bosques (madera certificada y productos derivados como papel y cartón) y Energy Star para productos eléctricos con consumo eficiente de electricidad.

2. Privadas y autodeclaraciones. Estas etiquetas muestran leyendas que el fabricante incluye en su producto, con el fin de mostrar al consumidor cierta característica ambiental, por ejemplo, “El bien es biodegradable”. Este tipo de afirmaciones no están verificadas por organismos independiente, no utilizan criterios predeterminados como referencia y son, probablemente, las menos informativas. No requieren la certificación de un tercero ni están comprobadas por un organismo imparcial, es la propia empresa fabricante del artículo la que declara mediante algún emblema o escrito que ese producto tiene alguna condición por la que destaca ambientalmente. Lo constituyen las ecoetiquetas no oficiales, designadas por entidades privadas nacionales e internacionales, basándose en la normativa ecológica.

3. Declaraciones ambientales de producto. Enumera una serie de impactos ambientales que un producto tiene durante su ciclo de vida, las categorías de información pueden ser establecidas por el sector industrial o por la agencia certificadora. Presenta la ventaja de brindar más información y, a la vez, la desventaja de no ser fácil de comprender por cierto tipo de consumidores que no están preparados para utilizar la información técnica en su decisión de consumo. Siguen la norma ISO 14025, el cliente dispondrá de información cuantificada sobre posibles impactos de un artículo en el medio ambientes, para conseguir esos dato se analiza el ciclo de vida del producto, estudiando todo el proceso que comprende. Se incluyen todo tipo de símbolos y leyendas como “papel ecológico”, “libre de cloro”, “no altera la capa de ozono”. Se encuentran en productos de limpieza, papel y plástico que el propio fabricante coloca, sin que dicha información puede verificarse técnicamente.

Ecoetiquetas

ENERGÉTICA. Es obligatoria para todos los electrodomésticos que se venden. Informa sobre su eficiencia energética.
AGRICULTURA ECOLÓGICA. Certifica que el alimento ha sido cultivado sin ningún tipo de productos químicos
LA FLOR. Es la etiqueta ecológica de la UE. Identifica los productos más ecológicos (excepto alimentos y medicamentos).
ENERGY STAR. Productos eléctricos con consumo eficiente de electricidad.

Se caracterizan por ser:

1. Creíbles.

  • Por que se han establecido procesos de consulta y de soporte con las organizaciones de consumidores, los técnicos en medio ambiente y los empresarios líderes.
  • Por que los criterios para el otorgamiento se establecen partiendo de análisis científicos de los impactos del producto en todo su ciclo de vida.
  • Por que tiene el soporte de las autoridades públicas.

2. Fiables.

  • Por que la certificación, la realiza un organismo independiente.
  • Por que la calidad de los productos y servicios es igual o mejor que las de sus equivalentes que no tienen tantos beneficios ambientales.

3. Visibles.

  • Por que simplifica la elección de los consumidores.
  • Por que otorga un valor añadido ambiental muy importante.
  • Por que la Comisión, los Estados Miembros y los organismos competentes coordinan los esfuerzos promocionales para sensibilizar e informar a los consumidores.

¿Cómo aplicarlo a compras sostenibles?

Es importante considerar el principio de libre competencia en las contrataciones públicas y no solicitar una etiqueta de manera injustificada. Si el Comprador conoce de una etiqueta de uso generalizado en el mercado, es posible incluirla como requisito en el cartel. Por otro lado, si no es de uso generalizado, pero el Comprador requiere que el producto cumpla con las características que representa la etiqueta podría indicarlo así, transformando esas características en requisitos en el cartel.
Por ejemplo, si la compra es de monitores para computadora, el cartel podría indicar (entre otros requisitos):

  • En modo “Sleep” el monitor debe consumir 2 watts o menos.
  • En modo “Off” el monitor debe consumir 1 watt o menos.

Se puede utilizar como prueba el certificado Energy Star para este producto, o en su defecto, otros mecanismos que demuestre el proveedor.