LA IMPORTANCIA DEL ADHESIVO

LA IMPORTANCIA DEL ADHESIVO

LA IMPORTANCIA DEL ADHESIVO

QUE A VECES NO CONSIDERAMOS

 

Con muchas opciones diferentes disponibles, seleccionar el adhesivo correcto puede ser intimidante, especialmente cuando todo lo que desea es una etiqueta que “simplemente funcione”. En esta guía, aprenderá las características básicas de los adhesivos sensibles a la presión (un término elegante para los adhesivos auto adhesivos en los que no se requieren solventes ni calor para activar el adhesivo) para que pueda encontrar el “pegamento” adecuado para sus etiquetas.

TIPOS DE ADHESIVOS

Existen tres clasificaciones principales de adhesivos a conocer: permanentes, removibles y reposicionables. Dentro de esas categorías, los adhesivos sensibles a la presión tienen diferentes propiedades que varían de uno a otro, pero llegaremos a eso en un momento. Primero, aprendamos más sobre los tipos de adhesivos y las razones por las que se usan.

  • Permanente: la mayoría de las etiquetas que imprimimos usan un adhesivo permanente porque funcionan para la mayoría de las aplicaciones de etiquetas y tienden a ser las más económicas. Dado que las etiquetas adhesivas permanentes crean un fuerte vínculo con el contenedor al que se aplican, quitar la etiqueta puede dañar la etiqueta o el contenedor.
  • Removible: las etiquetas con adhesivo removible se pueden quitar durante un período de tiempo después de la aplicación sin dañar la etiqueta o la superficie sobre la que se aplica. Las etiquetas y calcomanías adhesivas removibles son ideales para marcar temporalmente artículos, cupones de tiendas y promociones por tiempo limitado. Tenga en cuenta que la temperatura puede afectar la capacidad de adherencia y desprendimiento de las etiquetas con este tipo de adhesivo. Además ninguna adhesivo es removible por tiempo indefinido.
  • Reposicionable: Los adhesivos reposicionables están diseñados para ser removibles a corto plazo en los casos en que la etiqueta necesita ser reposicionada o reaplicada. Este adhesivo puede ahorrarle tiempo y recursos a largo plazo cuando es necesario quitar las etiquetas para reposicionarlas (por ejemplo, una etiqueta torcida en un contenedor) o volver a aplicarlas a otra superficie sin perder mucha adherencia. Dependiendo del tipo de adhesivo reposicionable que se use, eventualmente puede volverse permanente. El tiempo entre la aplicación inicial y la unión permanente varía según la formulación.

PONIÉNDONOS TÉCNICOS: PROPIEDADES DE LOS ADHESIVOS

La información anterior probablemente sea suficiente para ayudarlo a comprender el tipo de adhesivo que funcionará mejor para su situación y nuestros representantes están listos para guiarlo a través de todas las variables que acompañan a estas selecciones. Dicho esto, los adhesivos de etiquetas pueden tener diferentes características incluso si se clasifican como del mismo “tipo”, por lo que para su placer de lectura y curiosidad, hemos resumido algunas de las propiedades básicas que ayudan a determinar el rendimiento de un adhesivo según lo probado por nuestros proveedores de materiales.

  • TACK (Pegajosidad) inicial: El poder de sujeción inmediato del adhesivo de la etiqueta en contacto con una superficie específica. Si el TACK inicial es bajo, tendrá poca adherencia, lo que permitirá que la etiqueta se retire limpiamente. Los adhesivos con una pegajosidad inicial baja acumularán adherencia con el tiempo (es decir, la diferencia entre removible y reposicionable). Por otro lado, los adhesivos con alta adherencia inicial tendrán una adhesión más fuerte y se unirán al contenedor mucho más rápido.
  • Adhesión definitiva: El máximo poder de sujeción que logrará la etiqueta cuando el adhesivo se adhiera por completo a la superficie. El tiempo que tarda un adhesivo en obtener la máxima adherencia varía y depende de factores como la rigidez del adhesivo, la rugosidad de la superficie receptora y las condiciones ambientales. Dependiendo de esos factores, puede tomar de 2 a 24 horas para que se produzca la adhesión definitiva.
  • Cohesión: En pocas palabras, los adhesivos para etiquetas con una baja cohesión son suaves, lo que les permite fluir hacia la superficie donde se aplican. También tienen una pegajosidad inicial más alta, pero pueden romperse bajo estrés. Un adhesivo de mayor cohesión es más firme, por lo que no fluye tan bien en la superficie, lo que da como resultado una pegajosidad inicial más baja y hace que sea menos probable que se separe bajo tensión.
  • Temperatura mínima de aplicación: Cuando un adhesivo no está diseñado para temperaturas frías, se endurecerá y perderá su fuerza adhesiva a medida que la temperatura disminuya. La mayoría de los adhesivos tienen una temperatura mínima de aplicación de 40 a 50 °F antes de que cristalicen y se solidifiquen. Los adhesivos para temperaturas frías pueden funcionar a temperaturas tan bajas como -20 °F.
  • Rango de temperatura de servicio: el rango de temperatura en el que puede funcionar el adhesivo después de que la etiqueta se haya aplicado y acumulado hasta su máxima adhesión. La mayoría de los adhesivos sensibles a la presión tienen un rango de -65 °F a 200 °F con etiquetas de papel o hasta 300 °F con etiquetas de película.

DESEMPEÑO Y SELECCIÓN 

Ahora que tiene un marco sobre cómo funcionan los adhesivos para etiquetas, la siguiente parte de nuestra guía cubre los factores de rendimiento. La prueba del adhesivo en el contenedor que ha elegido es extremadamente importante para los trabajos de etiquetado más complejos para garantizar que no termine perdiendo tiempo y recursos en etiquetas que no se adhieren correctamente. Ya se que tenga muchos requisitos técnicos que considerar o simplemente quiera asegurarse de haber elegido el material correcto, la segunda parte de nuestra guía de etiquetas adhesivas lo ayudará a responder las preguntas que pueda tener los adhesivos de etiquetas y la compatibilidad de los contenedores.

Factores de rendimiento que debe de conocer.

Los adhesivos  sensibles a la presión están disponibles en diferentes niveles de TACK o pegajosidad. Esto afecta la rapidez con la que migran a la superficie a la que se aplican. Pero junto con un nivel básico de pegajosidad, existen otros factores fuera del adhesivo que pueden afectar el rendimiento general. A continuación, hay siete consideraciones descritas por los proveedores de materiales que consideramos, y usted también debe tener en cuenta al seleccionar los materiales de las etiquetas.

Nota: Un “sustrato” es el material, la superficie o el contenedor que entra en contacto directo con el adhesivo y el material frontal (es decir, el papel o el material de película de la etiqueta).

Composición, Textura y Forma

  • Composición: La composición del sustrato puede afectar la resistencia y la unión máximas del adhesivo. El plástico, el vidrio, el papel, el cartón, el metal y la tela tienen diferentes composiciones que pueden afectar el rendimiento de un adhesivo. El adhesivo permanente estándar funciona bien en la mayoría de estas superficies. Tenga en cuenta que los adhesivos especiales pueden requerir consideraciones adicionales para garantizar que sean compatibles con la composición del sustrato.
  • Textura: La textura de un sustrato es importante porque puede afectar qué tan bien se adhiere el adhesivo. Las texturas ásperas y rugosas son más difíciles de adherir a los adhesivos porque hay menos área de superficie para que el adhesivo se agarre. Casos como este requieren un adhesivo más agresivo para lograr un nivel aceptable de adherencia.
  • Forma: Las curvas y los ángulos pueden ser áreas difíciles de etiquetar, especialmente si el material frontal de la etiqueta es más rígido. Los Adhesivos sensibles a la presión requieren algún tiempo para fluir hacia el sustrato para lograr la máxima adhesión y cuando una etiqueta rígida se aplica a una superficie curva, la rigidez de la etiqueta puede hacer que se levante de la superficie antes de que el adhesivo pueda adherirse por completo. Si ese sustrato curvo también tiene una superficie rugosa, tiene un desafío aún más difícil. En este punto, considere usar un material más flexible o un adhesivo más agresivo.

Limpieza, Temperatura, Contacto con la Humedad y Condiciones de Servicio

  • Limpieza: Ya sea suciedad, aceite, escarcha, polvo, etc., es importante que la superficie a la que se aplica la etiqueta esté limpia. Una superficie sucia impide que una etiqueta logre la máxima adherencia. En ciertos procesos de fabricación, es probable que ocurra contaminación. Si tener superficies limpias constantemente no es una opción, los adhesivos especiales ayudan a resolver los problemas.
  • Temperatura: La temperatura también juega un papel en la forma en que un adhesivo puede fluir hacia el sustrato. Las temperaturas extremadamente bajas pueden ser problemáticas para los adhesivos. Los adhesivos tienen “temperaturas mínimas de aplicación”, que son las temperaturas más bajas a las que se pueden aplicar, y todavía tienen pegajosidad, antes de cristalizar y volverse sólidos. Si debe aplicar sus etiquetas en un ambiente frío, se necesitará un adhesivo especial. Se utilizan adhesivos especializados para “temperaturas frías” o “todas las temperaturas” para temperaturas de aplicación tan bajas como -10 a -20 grados F.
  • Contacto con la humedad: Las etiquetas impresas en materiales de papel no resisten bien la humedad directa o la humedad del aire. Si la etiqueta de papel tiene una exposición limitada a la humedad, se aplica un laminado sobre el papel para proteger la integridad del material y la imagen impresa. Las etiquetas de película son más duraderas contra el contacto con la humedad, pero la película transparente tiene algunas consideraciones adhesivas especiales. Cuando las etiquetas transparentes tienen un adhesivo de emulsión y se aplican a una superficie mojada o húmeda, el adhesivo puede volver a emulsionarse y volverse de color blanco lechoso. La decoloración desaparecerá con el tiempo, pero puede tardar días o incluso semanas en ocurrir.
  • Condiciones de servicio: Tenga en cuenta los diversos elementos que encuentran sus etiquetas durante su vida útil debido a los materiales especiales necesarios para garantizar la calidad de la etiqueta. Humedad, abrasión, calor, frío, aceite, suciedad… ¡la lista de posibles condiciones de servicio es prácticamente ilimitada!

Nota. Una emulsión es una mezcla de dos líquidos que no se pueden mezclar (por ejemplo, aceite y agua) sin la adición de un emulsionante.